Bajo el manto de la corrupción (I)

No sé cómo sentirían los londinenses el interminable bombardeo de la aviación alemana sobre sus casas, día y noche, durante la Segunda Guerra Mundial. Pero era el enemigo quien les bombardeaba. Ahora, quien dice estar a nuestro servicio y consideramos … Sigue leyendo

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin